ABANDONAR NO ES OPCION

(2 Timoteo 4:7) “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”.

 “¿Quién hizo que abandonar fuese una opción? No esta en mi lista de opciones”.

Sin lugar a dudas que un optimista es alguien que ve una oportunidad en cada dificultad, en cambio un pesimista es alguien que ve una dificultad en cada oportunidad, ¿Cuál te describe? Hoy vivimos la triste realidad en la cual a diario la gente abandona cosas que había iniciado, se inicia un matrimonio pero se abandona el compromiso como si nada raro este aconteciendo, si inicio una carrera pero bueno fue solo un inicio.

¿Por qué abandonamos tan fácilmente lo que antes tanto queríamos?

Es para meditar esto, ¿Qué paso en el camino que hizo que aquello que amaramos, aquello que nos apasionaba, aquello a lo cual dimos lugar en nuestra vida, hoy queremos deshacernos de ello? Para dar ciertos inicios hubieron en muchos casos luchas, dificultades, recursos invertidos, tiempo dedicado a ello, a veces romance, otra pasión, y quien sabe cuántas cosas más deberíamos agregar a esta lista. Lo más fácil es abandonar, ¿pero es lo mejor?

¿Pensaste en dar esperanza a tu situación?

Creo que es hora de hacerlo. Es hora de abrazar la esperanza. Porque la esperanza busca la lección en la derrota en vez de simplemente dejarte sentir derrotado. La esperanza descubre lo que puede hacerse en lugar de lo que no puede hacerse. La esperanza considera los problemas, sean grandes o pequeños, como oportunidades. La esperanza enciende una luz en vez de maldecir la oscuridad. La esperanza abre puertas cuando la desesperación las cierra.

Con esperanza, el fracaso es un escalón. Sin esperanza, el fracaso es una lápida. Te invito a que antes de rendirte, vuelvas a dar una oportunidad a aquellas cosas que tanto te apasionaron en su inicio, y puedas consultar a personas con autoridad moral sobre esa situación para ver que sugerencia te dan al respecto, no desistas.