ADORAR: LA MAYOR ESTRATEGIA PARA GUERRA ESPIRITUAL

Establecer Nuevos Comienzos implica empezar a adorar en serio.

 Isaías 6:3-4 “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo”.

 Nuestra base y cimiento está en el Trono de Dios, que es donde se proclama de día y noche: Santo, Santo, Santo es el Señor de los Ejércitos”(Isaías 6:3). Proclamar esto ante la santidad de nuestro Dios es reconocer que hay una guerra.

Somos la casa de Dios en la tierra y esta casa vive en guerra 24 horas por día, trabajando para que el reino de Dios sea instalado y todos conozcan la gloria de Dios que fue y sigue siendo establecida en nuestras vidas.

Dios es santo y también es guerrero. Yo tengo que ser santo y también un guerrero.

Años atrás la guerra espiritual no hacia parte de nuestras enseñanzas quizá. Hablar de eso era hablar de doctrinas raras, Nueva Era, incluso demoníaco. Pero hoy la revelación de la guerra espiritual salta a los ojos de todos, se empieza a hacer cada vez más visible. Y luchar esta guerra es necesaria para mantener nuestra santidad e integridad.

Dios tiene la base de Su trono en el cielo y establece su base aquí en la tierra en su iglesia, esa base esta en vos y en mi, para que proclamemos y vivamos continuamente la santidad de nuestro Dios Todopoderoso.

La mayor arma para la guerra espiritual es mantenernos en constante adoración de día y noche. No existe ningún arma más poderosa y mejor que la adoración para la guerra espiritual. Y todos nosotros necesitamos aprender más sobre la adoración para vencer nuestras guerras (personales, congregacionales, distritales, departamentales, nacionales), porque la adoración nos lleva a conectarnos y envolvernos directamente con el Señor de los Ejércitos celestiales.

Salmo 89:14 “Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; misericordia y verdad van delante de tu rostro”.

 

1. La adoración abre el entendimiento para el Evangelio:

Adorar nos da revelación de aquello que Dios quiere hacer en medio de su pueblo. Cuando adoramos, la revelación se amplia, la gloria de Dios se manifiesta, y entramos en el Reino de Luz, en la revelación de la Luz de Cristo.

Colosenses 1:12-13 “con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, Dios nos arrancó del reino de tinieblas para estar en el reino de su luz”.

2 Corintios 4:4 “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.

Este texto revela que, no solo el enemigo no quiere que resplandezca la luz de Dios, sino lo que viene a consecuencia que es la gloria de Dios! El enemigo sabe que si nos aparta de la luz de Cristo nos aparta de la gloria de Dios, la gloria aquí es del original “doksa” que es la gloria de plenitud de Cristo.

2. La adoración arranca nuestras guerras interiores

Cuando entramos en profunda adoración, entraremos en el camino a la perfección, de acuerdo a lo que Dios dice que esta buscando en Juan 4:23 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

En este pasaje que Jesús habla de adoración le esta hablando a una extranjera (la mujer samaritana), enemiga de los judíos y que estaba viviendo en pecado.

Juan 4:5-9 (no hace falta leer)

10 veces Jesús habla de la palabra adoración, y dentro de esa llamada, el descubre lo que aquella mujer tiene dentro de sí. Jesús arranco sus guerras interiores hablando de la adoración.

La mujer samaritana fue impactada. Las crisis de su alma fueron descubiertas, denunciadas mientras Jesús hablaba de adoración. Juan 4:20-24 “Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”.

La Biblia relata en los siguientes pasajes que en seguida esta mujer se vuelve una ganadora de almas luego de que Jesús le ministrara sobre adoración.

Juan 4:41-42 Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

3. La adoración revela la verdad

Salmo 89:14 “Justicia y juicio son el cimiento de su trono. Misericordia y verdad van delante de su trono” dice que delante de Dios va la misericordia y verdad. Pero para que nos mantengamos en la verdad de Cristo esto será una guerra.

Miremos a nuestros hijos, ya desde pequeños heredan la naturaleza humana y mienten, para que nosotros hablemos verdad es una guerra. Para que ellos hablen verdad es una guerra, para que el discípulo diga la verdad es una guerra! Que nuestros discípulos se levanten en base a misericordia y verdad es una guerra!

Queremos ayudar a nuestros discípulos, pero normalmente para que se dejen ayudar es una guerra, para que se dejen tratar es una guerra, para que se dejen guiar en base a la luz de la palabra es una guerra. Muchas veces nos ocultan cosas incluso por años. Cuando llega la verdad absoluta, esa persona queda desnuda ante la verdad, pero para que eso ocurra hay una guerra que librar en lo espiritual para que haya revelación de la verdad.

El salmista dice que su trono es de Justicia. Para que Su justicia sea ejercida libraremos una guerra! Para que vos y yo nos mantengamos en integridad en el Reino hay una guerra diaria, esa guerra no es peleada ni por vos ni por mi, es peleada por Jehová Sabaot (Señor de los Ejércitos) quien va delante de su pueblo capacitándonos para las batallas.

Subamos en nuestro nivel de adoradores, todos podemos ser adoradores momentáneos y temporales, pero que en momentos de crisis o de mucha actividad no adoramos.

Cuando respondemos al llamado de Dios (que busca adoradores que le adoren en Espíritu y verdad) conquistamos su trono y Dios nos conquista.

El corazón del adorador está en una misma línea de pensamientos, sentimientos, fuerza y gracia de Dios.

Desde Adán hasta los apóstoles con Dios solo conseguía tener éxito el líder adorador. Podemos ser excelentes en lo que hacemos, y todo eso puede ser apreciado y honrado por Dios, pero Dios no busca nuestros talentos o imagen externos. El busca hombres y mujeres que independientemente del título que tengamos o la situación que atravesamos jamás dejemos de adorarle. Dios no busca pastores, apóstoles, ingenieros, líderes de multitudes, El busca adoradores!

4. La adoración nos lleva a la presencia de Dios

El profeta Zacarías tuvo una revelación tremenda de la restauración de un levita sacerdote, Josué. En la visión, el sacerdote estaba dealente del Señor y Satanás estaba oponiéndose a Josué y acusándole. Y ahí mismo Dios decide quitar su iniquidad y se presentó ante Josué como el Señor de los Ejércitos, no como el Señor de paz, de prosperidad ni de tranquilidad.

La adoración nos lleva a la presencia de Dios, y el mismo nos cuida.

-El libro de Habacuc tiene 3 capítulos. El primero comienza con guerra espiritual, diciendo que Dios es un Dios de guerra, que no va tomar al pecador por inocente, que vendrá contra el pecador con furor y pasará sobre el. Me pareció tremendo que el nombre Habacuc significa “aquel que adora”.

Este Habacuc, llamado líder adoración, escribe este libro que analizando nuevamente me parece es un libro sobre guerra espiritual, que termina en su último capítulo con Habacuc 3:17-19 “aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.  Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar. Al jefe de los cantores, sobre mis instrumentos de cuerdas”.

Habacuc estaba llevando a adorar al pueblo con instrumentos de cuerda. El estaba llevando al pueblo a adorar a Dios con palabras proféticas aún cuando faltara todo tipo de provisión y cosas básicas para vivir.

Israel vivía de la agricultura y ganado y el profeta estaba diciendo que aunque todo faltara para su economía el igual se alegraría y regocijaría en Dios. ¿Qué significa eso? Que la adoración es el arma más poderosa para vencer al diablo ante cualquier situación.

-Otro ejemplo el rey Josafat, entro en guerra, y el Señor le dice que todo su ejército tan solo adore, cante alabanzas al todopoderoso. ¿Qué guerra se ve ganada así? 2 Crónicas 20:17-22 “No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros.  Entonces Josafat se inclinó rostro a tierra, y asimismo todo Judá y los moradores de Jerusalén se postraron delante de Jehová, y adoraron a Jehová. Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz. Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. Y habido consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre. Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros. Aunque nuestra guerra sea terrenal en campo físico, ella nace primero en el plano espiritual. Esa guerra empezó ahí, por eso no la podremos resolver aca. Es en guerra espiritual que conseguiremos nuestros mayores niveles de conquista”.

-         Josafat venció cantando

-         Josué venció tocando instrumentos alrededor de los muros de Jericó.

CONCLUSIÓN:

Cuando adoramos el trono de Dios es construido. No pares de adorar.

La justicia, la verdad y la paz vienen cuando adoramos. Es cuando adoramos que el Señor se levanta a nuestro favor, es cuando nos revela sus planes, cuando libera ataduras y se manifiesta sanando. Sumerjámonos en adoración en el río de Dios.