CONECTADOS

La palabra conectado refleja nuestro estilo de vida actual. Es raro que una persona vaya a alguna parte sin un celular, un ipad, o un gps. Se nos puede encontrar las 24hs del día.

Sin embargo, esa conexión de todo el día a la tecnología, hace que cada vez existan más personas desconectadas de Dios. Y sabemos que “El que esta desconectado cae fácil en pecado”.

Génesis 21:22b NTV “Es obvio que Dios está contigo, ayudándote en todo lo que haces, dijo Abimelec”

Ese es el desafío y solo sucederá si estas conectado a Dios, te dirán “es obvio que Dios está contigo, ayudándote en todo lo que haces”. Porque es algo raro cuando decís estar con Dios pero no se nota. Porque al final “O estamos conectados o aislados”.

Y las diferencias son muchas porque “Si estamos conectados no estaremos desesperados”, Si estamos conectados Dios no será opacado, si estamos conectados no seremos avergonzados”.

“El conectado siempre esta actualizado”, en cambio el que esta desconectado se encuentra desinformado y por ende queda relegado.

 

¿Qué hacer para estar conectados?

1. Establecer una línea directa sin intermediarios:

No es lo mismo enviar un mensaje por terceros que hacerlo personalmente. Lo que tengas que decir a Dios, decile vos!

“La conexión con Dios no requiere emoción, requiere convicción”

1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.

2. Estar realmente presente al momento de hablar:

Prestar atención a la persona con quien hablamos. Hace el esfuerzo de estar presente.

1 Corintios 6:17 “pero el que se une al Señor un espíritu es con él”. Por eso debo estar presente, dimensionar.

“¿Tu conexión te conduce a bendición o a maldición?”

Juan 15:7 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”.

3. Prepara tus conversaciones:

No dejes palabras a la suerte, porque lo mas probable es que te olvides de algo importante, o te equivoques.

Mateo 6:7 “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos”.

4. Evita los distractores externos:

Me refiero al celular, la computadora, o cualquier interferencia frente a quien hablamos.

“A veces pasamos tanto tiempo haciendo cosas para Dios que descuidamos nuestra relación con El”.

 Abraham Lincoln dijo: “La convicción aplastante de que no tengo otro lugar a que dirigirme, me ha conducido muchas veces a mis rodillas. Mi propia sabiduría, y toda la sabiduría a mi alrededor me es escasa para enfrentar cada día”.

 Conclusión:

Miren como la oración fue el arma decisiva en la lucha por nuestra decisión. Jesús pudo pasar el trago amargo y se armo de valor para vencer a Satanás porque estaba “conectado” con Dios.

Mateo 26:36-41 “Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: “Siéntese aquí mientras voy más allá a orar. Se llevó a Pedro y a los hijos de Zebedeo y comenzó a sentirse triste y angustiado. Es tal la angustia que me invade, que me siento morir les dijo. Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo. Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tu. Luego volvió adonde estaban sus discípulos y los encontró dormidos. ¿No pudieron mantenerse despiertos conmigo ni una hora? Le dijo a Pedro. Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil”.

 Algunas preguntas para pensar:

¿Puedo apartar un tiempo para reunirme con Dios a diario?

¿Qué interferencia tengo en mi conexión con Dios?

¿Quién me está ayudando a mantener esa conexión con clara con Dios?

¿Aprovecho esa línea directa que tengo con el Padre?

 “Una cosa es conversar acerca de Dios, y otra totalmente distinta es conversar con Dios”