CONFIANZA RETRIBUIDA

(Nahúm 1:8) “Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían”.

“Dios sabe quiénes confían en Él y quienes no lo hacen. Dios fortalece a quienes confían en Él”.

A veces confiamos en alguien y lo hacemos en vano, porque al momento de creer en los talentos, influencia incluso poderes que pueda tener, simplemente no los demuestra o en realidad no los tiene y nos hemos hecho falsas expectativas con ella, incluso puede darse el caso de que confiamos en alguien en vano porque al momento de necesitar la ayuda en lo que creemos puede ayudar la otra persona simplemente ella considere que no merecemos su ayuda y por ende nos deja abandonados.

¿Ya definiste en quienes vale la pena confiar?

Los días y sus horas casi siempre pasan muy rápidos, y son pocas las veces en que nos tomamos un tiempo para analizar y clarificar el panorama o la realidad de nuestra vida. Una gran verdad es que muchos depositan su expectativa y confianza en lugares equivocados, por ello quiero hacer mención e insistir en este punto, tu confianza debe estar en el lugar y/o persona que garantiza la expectativa que has puesto en ella, no sé que lugares podría recomendarte para que deposites tu confianza, pero si una persona, Jesús, no tiene limitaciones, no tiene imperfecciones, está siempre que lo busques, y aparece siempre que lo llames, es lo que necesitas!

¿Qué es lo que más necesitas en esta hora de tu vida?

Podría ser alguna respuesta, quizá recursos financieros, paz, perdón, propósito y claridad de vida, una pareja, independientemente a lo que sea te animo a que ahí donde estés eleves una oración con tus propias palabras mencionando a Jesús aquello que necesites, Él es fortaleza en el día de tu angustia, Él es bueno, y no te dejará solo. Orar lo va a cambiar todo en tu vida, anímate, sin miedo, con total confianza empieza a hablar con Jesús.