EJERCITATE

(Jeremías 33:3) “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”.

“Haga ejercicio diario... camine con Dios.”

Tal vez la oración no lo cambie todo para usted, pero de seguro lo va a cambiar a usted para todo. Lo más probable es que al momento de leer esta página uno de tus mayores deseos no sea el de orar, por eso hay algo que debes identificar claramente, y es una pregunta que en varias ocasiones me han realizado.

¿Quién es el más interesado en que no ores?

Podemos hacer un razonamiento lógico, bien sencillo y obtendremos la respuesta que todos sabemos. El diablo, el enemigo de tu vida es quien está más interesado en que vos y yo no oremos, porque sabe que nuestra oración lo limita a el.

¿Quién es el más beneficiado cuando vos oras?

Obviamente que sos vos. Esto quiere decir que si no oras conscientemente estas eludiendo ser bendecido por Dios, significa que aun sabiendo que Dios está interesado en hacer cosas increíbles en tu vida, preferís darle la espalda porque no sos capaz de dedicar un tiempo para hablar con Él, y de paso hacer feliz con eso al enemigo de tu vida, pues ya aclaramos que era él quien estaba más interesado que cualquiera en que vos y yo no oremos ahora.

No en vano la Biblia afirma diciendo “clama a mí y yo te responderé”, incluso ese mismo texto agrega “y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. Hoy es un buen día para empezar a ejercitar nuestra comunión con Dios, vale la pena!