INTIMIDAD Y SEXO EN EL MATRIMONIO

La intimidad es una de las áreas donde más batallas se libran en el matrimonio. El mundo en el cual vivimos tiene un punto de vista desvirtuado respecto al sexo. Por e

La intimidad en las parejas se ha visto afectado por la cultura del mundo mucho más de lo que podamos imaginar, por eso hay muchas `parejas batallando en su intimidad por diversas razones: están con culpa por acciones del pasado o presente que no han sido confesadas a su cónyuge (pornografía, infidelidad, homosexualismo, lesbianismo) y muchos entran a su pareja con esa carga oculta.

Hay personas que fruto de relaciones pasadas al tener intimidad con su pareja actual le viene en imagen los momentos con su anterior pareja, y no les deja tranquilos. ¿Cómo lidiar con eso?

Proverbios 9:17-18 (RVR 1995) “Las aguas robadas son dulces, y el pan comido a escondidas es sabroso. Pero ellos no saben que allí están los muertos, que sus convidados están en lo profundo del seol”.

Muchas personas piensan que el adulterio, la infidelidad es algo emocionante y muy placentero. Puede parecer placentero, puede que carnalmente hablando puede ser más satisfactorio… pero el final es muerte.

Otro texto en la Biblia dice.

Proverbios 20:17 NTV “El pan robad tiene un sabor dulce, pero se transforma en arena dentro de la boca”.

Lo que parecía bueno y placentero se transforma en una carga para vos.

Hay hombres y mujeres que estaban o están inmersos en la pornografía, y hoy no encuentran placer en la intimidad conyugal.

¿Qué dice la Biblia sobre la intimidad y el sexo?

1. Nuestra sexualidad, incluyendo el placer sexual fue instituido por Dios.

Nos creó con todas nuestras partes del cuerpo, tanto al hombre como la mujer, nuestros sentidos.

Génesis 1:28 “fructificad y multiplicaos…”, luego dice “vio Dios todo lo que creo y vio que era bueno…”, pero luego dice…

Génesis 2:18 “no es bueno que el hombre este solo…”

Génesis 2:24 “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”.

En intimidad, en la desnudez es conocer a la otra persona de una manera diferente de cualquier otro tipo. Es el momento donde ambos nos unimos y convertimos en uno, es algo sagrado. Es conocer a la persona de una manera que nadie más la conoce, es algo sagrado entre ese hombre y esa mujer.

Ser una sola carne es algo diferente a lo que puedas hacer en toda tu vida. Es algo sagrado entre ambos y Dios.

¿Ven la diferencia entre intimidad y sexo? El sexo es un regalo de Dios para ser disfrutado dentro del matrimonio. Fuera del matrimonio es degradante.

2. El placer sexual autentico se recibe en la intimidad dentro del matrimonio:

Proverbios 5:15-18 “Bebe el agua de tu propio pozo; comparte tu amor únicamente con tu esposa. ¿Para qué derramar por las calles el agua de tus manantiales teniendo sexo con cualquiera? Deben reservarla solo para los dos; jamás la compartan con desconocidos. Que tu esposa sea una fuente de bendición para ti. Alégrate con la esposa de tu juventud”.

Un verdadero hombre es el que puede hacer feliz en la intimidad una y otra vez a la misma mujer… a su mujer.

Igual va para la mujer.

El placer sexual auténtico no debería estar jamás en lo virtual, y tampoco en otra persona que no sea tu pareja!

Esfuérzate hombre por reconquistarla, mimarla y llevarla a intimidad nuevamente, tómalo como un desafío personal!

Esfuérzate mujer por mostrarte atractiva, y deseable para tu marido todos los días de tu vida.

No para los demás, ninguno de los dos.

3. El sexo es dar… no tomar:

1 Corintios 7:1-3 “Ahora, en cuanto a las preguntas que me hicieron en su carta: es cierto que es bueno abstenerse de tener relaciones sexuales. Sin embargo, dado que hay tanta inmoralidad sexual, cada hombre debería tener su propia esposa, y cada mujer su propio marido. El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido”.

No hay lugar para el celibato en el matrimonio.

Este versículo es como que está diciendo algo comercial “paga lo que debes”. Otra versión dice el marido “cumpla con su mujer”.

Es una obligación que contraemos al casarnos.

Esto siempre dentro de los parámetros normales y saludables, no de los pervertidos y profanos.

Conclusión:

1 Corintios 7:4 “La esposa le da autoridad sobre su cuerpo a su marido, y el esposo le da autoridad sobre su cuerpo a su esposa”.

Tu cuerpo mujer pertenece al de tu esposo… tu cuerpo varón pertenece a tu mujer.

 1 Corintios 7:5 “No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales, a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse de la intimidad sexual por un tiempo limitado para entregarse más de lleno a la oración. Después deberán volverse a juntar, a fin de que Satanás no pueda tentarlos por la falta de control propio”.

Aquí da una única razón válida para que haya un tiempo en el cual en la pareja no haya intimidad.

Cada vez que tienes relaciones sexuales con tu cónyuge estas afirmando tu compromiso absoluto con el/ella. Es como si te pararas ante el/ella como ese día ante el altar y le dijeras me doy a ti y a nadie más que a ti.

Hay solamente una cosa que podemos dar solo a una persona, es un regalo que damos en secreto, es un regalo muy especial, reafirmando nuestro compromiso con el/ella, dando nuestro cuerpo entero para disfrute de el.