NO ES DEMASIADO DIFICIL

(Deuteronomio 30:11) “Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos”.

“Si no luchas por lo que queres, no te lamentes por lo que perdes”.

Una de las cosas que más me dicen las personas que están decidiendo si van a andar tras los pasos de Jesús o no “es demasiado difícil orar, es muy difícil resistir a las tentaciones, es muy difícil mantenerse firme”, y por ello me llama la atención este texto bíblico, y considero que nos quiere enseñar algo en este día.

¿Estás realmente dispuesto a pelear/luchar por tu salvación?

Lo que va a requerir es decisión y determinación, porque normalmente tendrás que desarrollar nuevos hábitos, quizá tendrás que aprender una nueva forma de hablar (ya no palabras groseras, palabras maldicientes tampoco). Por ello le pregunta, y a ella solamente vos podes responder con sinceridad, de mi parte tengo la esperanza que respondas “si, estoy realmente dispuesto y voy hasta el final”.

¿Hay que ser especial o santo para vivir en sus mandamientos?

En realidad no, pero si al vivir sus mandamientos en tu día a día eso te convertirá en alguien especial y santo. No es demasiado difícil poder vivir esta vida como hijo de Dios, un poquito difícil puede ser, pero no es demasiado difícil, a vos te sobra talento, capacidad e intelecto como para poder vivir esta vida como hijo de Dios.